• A Bildu le resulta imposible predecir el pasado

    Donostia/San Sebastián va camino de convertirse en la primera ciudad en la que, gracias al Gobierno Municipal de Bildu, el pasado se ha convertido en algo impredecible.

    A lo largo de toda esta legislatura el gobierno de Bildu viene haciendo haciendo equilibrios en la, para ellos, cuerda floja de la Memoria Histórica. Su actual necesidad de construir un contexto que justifique actos y decisiones pasadas nos está llevando a que resulte más fácil adivinar qué ocurrirá en el futuro que a predecir qué es lo que pasó en el pasado.

    Sin ir más lejos, la semana pasada el Alcalde presentó el mapa de la Memoria para el periodo de 1936 a 1944, avanzando que se estaba “elaborando un documento de todas las víctimas” para el periodo que va de 1960 a 2014.

    Nada tendríamos en contra si no fuera por el hecho de que en ambos casos ni la Comisión Asesora permanente de la Memoria de las Víctimas del Franquismo ni la Comisión de Derechos Humanos tienen conocimiento de estas decisiones.

    Con respecto a la Comisión Asesora de las Víctimas del Franquismo, baste decir que fueron necesarias cinco mociones de EAJ/PNV para su constitución, proceso que, aunque sin finalizar a día de hoya día de hoy, no evita que el gobierno municipal promueva actividades y acciones programadas desde asociaciones o fundaciones que le son ideológicamente afines

    Algo muy similar viene ocurriendo con la Comisión de Derechos Humanos, que es donde cabría consensuar las actuaciones relativas a la memoria de las Víctimas del Terrorismo y la Violencia desde 1960 a nuestros días.

    Tanto en un caso como en otro lo que Donostia/San Sebastián necesita, y lo que EAJ/PNV propone, es una política de memoria histórica plural e integradora.

    Lejos de imponer visión unilaterales o autojustificadoras, desde EAJ/PNV instamos al diálogo y al acuerdo entre las fuerzas políticas en busca del mayor consenso posible.

    Sólo así cumpliremos lo acordado en el Pleno del Parlamento Vasco: “la paz y la convivencia requieren el reconocimiento de la injusticia de la violencia, el reconocimiento del daño causado, y la dignidad de las víctimas, todas ellas merecedoras del derecho a la verdad, la justicia y la reparación” .

    Utzi zure erantzuna →

Utzi zure erantzuna

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies