• CUANDO EL SHERIFF DE NOTTINGHAM SE DISFRAZA DE ROBIN HOOD

    La idea del ladrón caballero que roba a los ricos para repartir el botín entre los pobres viene de lejos y, siempre, ha gozado de nuestra simpatía. Así pues, el deseo de convertirse en Robin Hood, a veces, alcanza al propio Sheriff de Nottingham, quien puede sucumbir a la tentación de vestir las calzas de su antagonista para hacernos más llevaderos sus tributos. Algo de esto hay en la forma en la que Bildu nos pretende presentar la reforma fiscal que ha aprobado en colaboración con los socialistas guipuzcoanos.

    Entrar al detalle de las importantes y numerosas novedades que se han incluido llevaría mucho más espacio, pero del repaso a algunos de sus puntos más significativos queda claro que el pretendido eslogan de que paguen los que más tienen, se queda en eso, un eslogan, y que el, cada vez más admitido, hecho del empobrecimiento de la clase media, no hace mella en quienes ha decidido poner estas medidas en marcha.

     La túnica del disfraz la encontramos en la nueva escala de gravamen, la cual se nos presenta como más equitativa al haberse creado tres nuevos tramos: 46% para rentas a partir de los 90.000 euros, 47% a partir de 120.000 y 49% de 175.000 euros en adelante. Lamentablemente, el número de guipuzcoanos que presentan estos niveles de ingresos son bastantes menos que los que, ni de lejos, nos acercamos a esas cifras. Esto conlleva dos consecuencias; una, la recaudación estimada en estos tramos es muy pequeña y, dos, el grueso del ingreso en las arcas forales seguirá recayendo sobre nuestras espaldas.

     El jubón lo forma el tratamiento que esta reforma da al ahorro. En román paladino, se trata del interés que, usted y yo, pequeños ahorradores pagamos por los intereses que nuestro dinero ahorrado genera. A partir de ahora, sobrepasados los 4.000 euros, el tipo a pagar asciende al 23%. Aquí siempre nos quedará el consuelo de que, con los intereses que recibimos por nuestros ahorros, mucho hay que tener para llegar a esa cifra…y en última instancia, puede que lo que pretenda el Sheriff sea que nos lo gastemos todo el día de mercado.

     El arco tiene que ver con aquella inmensa operación financiera (para la mayoría de los mortales la más grande que nunca hayamos realizado) en la que consiste la compra de su vivienda habitual. Sepa que, en caso de que encuentre una entidad financiera dispuesta a concederle un préstamo, si compra su vivienda en 2012 verá reducida al 15% su deducción y a 1.500 el importe máximo deducible.

     El manto es el que más tela tiene que cortar. Después de años de meternos el miedo en el cuerpo con la posibilidad de que a nuestra jubilación el Estado no pueda pagarnos una pensión y echarnos en cara lo poco que aportábamos a los planes de pensiones (EPSV en la C.A.V.) en comparación con nuestros vecinos europeos, resulta que, ahora, se limita la aportación susceptible de desgravar de los 8.000 euros a los 5.000.

     Se podría hablar de otros aspectos (como el Impuesto del Patrimonio, concebido para gravar a los grandes patrimonios. ¡Lástima que éstos rara vez tributen por esta vía y lo hagan por otras mucho más ventajosas, y legales, como las SICAV), pero con lo expuesto ya se puede hacer una idea de por dónde van las flechas.

     Antes de que alguien tenga la tentación de convertirme en proscrito y hacerme pasar la vida escondido en los bosques de Sherwood, me gustaría dejar claro que entiendo la necesidad de recaudar impuestos, como también entiendo que los servicios que gozamos tienen un coste. Incluso, llego a comprender que la situación actual nos obligue a muchos a pagar más para que todos podamos acceder a lo que consideramos indispensable. Lo que ya no estoy tan de acuerdo es que nos traten de “vender” esta reforma como lo que no es y que, de paso, algunos pretendan pasar por el “Robin Hood” que nunca han sido.

    Utzi zure erantzuna →
  • Egilea:Montse on 2011/12/29, 19:20

    Acabo de leer tu artículo y voy algo perdida. Es lógico que los que más tienen paguen más. Y que muy poca gente tendrá tal cantidad de dinero que le genere 4000€ de intereses. Y que aunque la inmensa mayoría somos los que menos tenemos, no tenemos la obligación de cargar con todo el peso de la mejora económica en nuestras espaldas. Deberían conseguir de alguna manera que las grandes fortunas no pudieran llevar su dinero a paraísos fiscales. Así serían más los que contribuirían. Entre todos deberíamos cooperar un poco y en relación al poder adquisitivo de cada uno. Aquí en Catalunya no nos han pagado la nómina íntegra en Navidad, me puedo conformar, pero que lo hagan con todos los trabajadores, empresarios… y en relación a sus ingresos. Si eso ayudara a paliar en algo la crisis bien, sino habrá que buscar otra fórmula.Lo digo desde mi humilde opinión de maestrilla de escuela.
    Saludos,
    Montse

    Reply →

Utzi zure erantzuna

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies