• EL “MODELO VASCO” DE PATXI LÓPEZ

    Abierta la veda electoral, Patxi López ha encontrado en el modelo económico vasco un endeble argumento con el que marcar un discurso que le aleje de los sus, hasta ahora, socios preferentes.

    Digo lo de endeble, no porque el modelo vasco no haya existido como tal, sino porque Patxi López nunca ha creído en él.

    Si es cierto que por sus hechos los conoceréis, las acciones del actual Lehendakari nunca han ido en la defensa del modelo que ahora dice abrazar.

    Entre otras cosas, porque la idea de que el modelo ha seguir era el “modelo España” ha marcado gran parte de su mandato.

    De hecho, había que dejar de intentar ir por nuestra cuenta y “cobijarnos” bajo el agujereado paraguas del modelo económico español. Eso también formaba parte de lo que llamaban “normalización”.

    Este modelo vasco del que ahora quiere convertirse en defensor era el mismo al que antes se refería como una carga. Tan poco interés mostraba López por él que ni siquiera estuvo presente en el blindaje del Concierto Económico, herramienta fundamental del desarrollo de este modelo durante los últimos treinta años.

    No sólo eso, sino que hasta los presupuestos heredados les parecían una rémora a pesar de que el Gabinete Ibarretxe ya apuntó cambios de dirección presupuestaria. Cambios de dirección que no eran sino consecuencia de la percepción de que los nubarrones, todavía lejanos, podían traer tras de sí la larga tormenta en la que nos encontramos.

    La postura del ejecutivo vasco no cambió en los años siguientes, en los que ya inmersos en la crisis económica, pudiendo hacerlo, nunca utilizaron las herramientas con las que contaban para activar la economía vasca.

    El modelo económico vasco, productivo, competitivo y, por lo tanto, susceptible de crecimiento es parte de la herencia que tanto detestó Patxi López cuando llegó a Ajuria Enea. Tres años más tarde, sin medidas concretas, con un aumento del déficit desbocado, con una política económica errática, por no decir inexistente, sólo queda evaluar los daños causados en él y ver cómo recuperar el pulso.

    Utzi zure erantzuna →

Utzi zure erantzuna

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies