• LOS “OTROS” RECORTES DE RAJOY

    Una vez alcanzado el Gobierno y, a medida que pasan las citas electorales, las medidas económicas de Mariano Rajoy van tomando cuerpo. Hasta ahora, el recorte parece tener la contención del déficit como objetivo, pero que nadie descarte que los próximos recortes tengan como referente la recentralización del Estado español.

    Este tipo de procesos siempre vienen precedidos de afirmaciones y opiniones con las que predisponer favorablemente respecto a la necesidad de las medidas a adoptar. Y en eso está, entre otros, el Sr. Peces-Barba.

    El argumento fundamental consiste en afirmar que el actual sistema electoral beneficia a los partidos nacionalistas…ergo, urge cambiarlo.

    Al realizar tal afirmación se oculta una realidad: que los resultados obtenidos por estos partidos se deben a su fuerte implantación en el territorio en el que se presentan, no a un sistema electoral creado para beneficiarlos.

    Realmente, el sistema electoral establecido en la Constitución favorece a los partidos más votados, sean estos del signo que sean. De hecho, en las últimas elecciones, se produjo una sobre-representación del PP con respecto al número de votos que obtuvo.

    La “culpa” de las desdichas de quienes no gustan de ver representadas en el hemiciclo de Madrid opciones políticas que detestan, nace en la decisión de optar por la provincia como base del sistema de varias circunscripciones electorales, sin tener en cuenta la diferencia de tamaño ni considerar la población como criterio para determinar cuántos escaños deben elegirse en cada provincia. La ley D´Hont hace el resto.

    Es decir, hay tantas circunscripciones como provincias, incluidas Ceuta y Melilla y, a cada una de ellas, se les adjudica un número mínimo de diputados, nunca menor de 2, excepto en el caso de Ceuta y Melilla que tienen 1 cada una, de tal manera que, de los 350 diputados a elegir, 102 están ya “adjudicados” a las provincias indistintamente de su población.

    Si lo que se pretende es una mayor proporcionalidad que la actual, la opción pasaría por optar por una fórmula de atribución de escaños distinta a la Ley D´Hont e, incluso, aumentar a 400 el número de diputados. Pero aún así, EAJ/PNV obtendría, con los resultados de las pasadas elecciones como referencia, un número muy similar de escaños en todos los casos, incluso, pudiera aumentar en un escaño su número.

    Buen conocedor de esta realidad, Peces-Barba, aboga por la ampliación a 400 diputados, pero con un elemento clave para sus propósitos: que 50 de esos “nuevos” diputados se elijan en segunda vuelta y sólo en las 10 circunscripciones más pobladas.

    Con esta vuelta de tuerca se conseguiría el que no oculta es su verdadero objetivo: “reducir la influencia de los nacionalistas”.

    Es hora de recortes, afeitados y lijados, oficios para los que, allá en Madrid y como vimos en el caso del Estatuto catalán, siempre han contado con “buenos y prestos artesanos”

    Utzi zure erantzuna →

Utzi zure erantzuna

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies