• MÁS VALE PRONTO QUE NUNCA

    El comunicado del colectivo de presos de ETA el pasado sábado no hace sino reforzar el convencimiento personal de que el denominado “proceso de paz”, al igual que muchos de los procesos históricos, a menudo se producen “en contra” o “a pesar de”; o lo que es lo mismo, llegan forzados por una realidad social que hace tiempo que adelantó a los principales “agentes” involucrados en él.

    Aunque de manera muy tímida y a la espera de su concreción en hechos, el contenido del citado comunicado se resume en la aceptación de la legislación penitenciaria española y la apertura  a vías de reinserción individual, así como el reconocimiento del daño causado, el rechazo a la utilización de la violencia como vía de obtención de fines políticos y la apuesta por las vías estrictamente políticas y democráticas.

    A la inevitable pregunta de si para este viaje se necesitaban las alforjas de décadas de sufrimiento causado a propios y extraños, se suma la sensación de que ésta, que hubiera sido la  gran noticia que muchos esperaban, ha quedado diluida por  su tardanza.

    Esta demora en el tiempo es el reflejo de la sordera de ETA a las peticiones de una gran parte de la sociedad vasca que, movilizada durante años, le exigía que asumiera todo o parte del mensaje que el sábado dieron a conocer sus presos.

    Es probable que en esta cuestión, como en otras, todo llegue, pero parece que no lo hará ni en el momento, ni de la forma que la Izquierda Abertzale tenía programada y, menos aún, si sigue demorando decisiones todavía pendientes.

    Utzi zure erantzuna →

Utzi zure erantzuna

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies